Articulos

PROLOTERAPIA

 

 

La proloterapía (prolo: proliferación, terapia: tratamiento)también llamada escleroterapia, es una técnica de tratamiento del dolor ampliamente difundida en usa desde 1992 por el dr. R. Hauser.  Previamente g.s. hakett (1938-1976) y posteriormente g.a. hemwall (1955-1998), contribuyeron al inicio (1950) y posterior desarrollo del procedimiento.   

Se basa en estimular ligamentos, tendones y otras partes blandas mediante la inyección de sustancias irritantes como la dextrosa junto con lidocaina, con  el objetivo de producir una inflamación local que provoque una reparación de los tejidos degenerados o lesionados. Las ideas originales se basaban en que toda patología osteoarticular comienza por el deterioro de los ligamentos, pues al distenderse estos aparece la inestabilidad articular y secundariamente la degeneración y el dolor.  Ello es aplicable a todo el cuerpo humano siendo las indicaciones más comunes en: columna vertebral, rodilla, hombro, pubis…

Los ligamentos y tendones tienen una pobre vascularización y estos procesos irritativos persiguen un aumento del flujo sanguíneo en la zona inyectada, atrayendo distintas células que terminarán reparando los tendones o ligamentos inyectados. Con la inyección de sustancias irritantes, el proceso inflamatorio natural se desencadena, con la consiguiente estimulación de fibroblastos, lo cual lleva a la producción de fibras de colágeno y la reparación de ligamentos, tendones y articulaciones inyectadas.

Después de la inyección del proliferante, el paciente puede experimentar un aumento del dolor como consecuencia de la inflamación generada. Este dolor es normal y desaparece en pocos días. Se precisa de una a tres sesiones separadas por seis semanas y durante este tiempo no se pueden tomar antiinflamatorios, pues interferiría en el proceso.

Inyección de dextrosa

"La técnica consiste en inyectar dextrosa (azúcar) hipertónica (de alta concentración, varía entre 12,5% y  25%) en el tendón o ligamento lesionado para producir  un proceso de inflamación y desencadenar la respuesta de factores de crecimiento. En otras palabras, la dextrosa irrita la zona para estimular el proceso de reparación natural del cuerpo", explicó Topol, a la vez que añadió que debido a la irritación provocada, el paciente puede sentir dolor en  las primeras horas o días pero luego comienza a ceder.

La PROLOTERAPIA forma parte de nuestra filosofía de  Medicina Regenerativa que se  define como”una especialidad que aplica los principios de la ingeniería y las ciencias de la vida en la fabricación de sustitutos iológicos para mantener, restaurar o mejorar la función de órganos y tejidos en el cuerpo humano”.

La medicina regenerativa, versa sobre la capacidad de las células madre (CM) de diferenciarse en células de varios tejidos; así el organismo puede reemplazar células dañadas por otras sanas. En el ámbito de la medicina regenerativa, hay tres estrategias para la aplicación de futuros tratamientos: la administración de células madre o de células progenitoras, la inducción de sustancias, y el trasplante de órganos y tejidos obtenidos in vitro.

El método más empleado es el transplante de CM, que tienen la capacidad de convertirse en células de diferentes tejidos de tal formas que es factible diseñar partes de reemplazo del cuerpo humano como hueso, cartílago, válvula cardiaca, vejiga, etc. Según su estado evolutivo, las células madre pueden clasificarse en embrionarias y adultas. Entre las principales células madre con potencialidad terapéutica se han señalado las embrionarias, las fetales, las amnióticas, las de la sangre del cordón umbilical, las adultas y más cientemente, las células con características embrionarias que se han obtenido mediante la reprogramación de células adultas y que se han llamado células madre pluripotentes inducidas. Lo más habitual es la utilización de CM procedentes de la medula ósea que mediante diferentes mecanismos pueden concentrarse o incluso expandirse y orientarse hacia tejidos concretos. Sin embargo en la actualidad no existe experiencia clínica suficiente para recomendar estas aplicaciones salvo en casos muy concretos como la falta de consolidación ósea (pseudoartrosis) y las necrosis óseas como la de la cadera (cabeza del fémur) o la de la rodilla (cóndilo femoral).

 Las terapias biológicas con efectos regenerativas, como los factores de crecimiento (PRP), la Ozonoterapia y la roloterapia que contribuyen a la renovación celular y a mejorar las condiciones de los tejidos sí gozan de experiencia clínica  superior a 10 años y son recomendables en aquellos casos en que la cirugía no es posible o deseada y que por otra parte los tratamientos conservadores habituales no son efectivos.

Las patologías en que se puede aplicar son varias como: Artrosis (rodilla, cadera, codo, hombro...), lesiones ligamentosas, lesiones tendinosas, columna vertebral, hernias discales, poliartralgias, fibromialgia, síndromes neurológicos, síndromes degenerativos, condropatía rotuliana, fascitis plantar...en nuestro centro utilizamos la proloterapia ya con factores de crecimientos autologos y ozono.