Articulos

Insistir con mejoramiento circulatorio cerebral y eliminación metales pesados (aluminio) en la prevención

¿Se puede prevenir el Alzheimer?

  • Las demencias no se pueden prevenir, pero algunos hábitos pueden ayudar a retrasarlas
  • Cuide su corazón, haga ejercicio, coma sano, ejercite su cerebro y sea socialmente activo

En España se diagnostican 40.000 nuevos casos cada año. 

 

 

El origen del Alzheimer es todavía un misterio, por lo que ésta y otras demencias no se pueden prevenir del todo. Sin embargo, sí se sabe que hay unos pequeños gestos que podemos introducir en la rutina diaria y pueden ayudar a retrasar de alguna forma el inicio de esta enfermedad de la que se diagnostican cada año unos 40.000 nuevos casos en España. Según datos de la Sociedad Española de Neurología, existen estudios que han llegado a indicar que unos hábitos de vida saludables pueden reducir el 40% de los casos de Alzheimer o retrasar la aparición de este. Ahí van algunos de ellos:

  1. Lo que es bueno para su corazón es bueno para su cerebro: Uno de los factores de riesgo sobre los que hay más evidencia son las enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión, la diabetes, la obesidad y el colesterol. Al ser patologías muy extendidas en las que el estilo de vida tiene una incidencia directa, "hay que poner toda nuestra atención para modificar estos factores a lo largo de los años", explica David Pérez, jefe de Neurología del Hospital Infanta Cristina de Parla. Además, hay que tener mucho cuidado con el tabaco, porque tal y como explica Pedro Cano, responsable del Programa de Atención a Demencia en Sanitas, el riesgo de demencia es un 45% más alto entre las personas fumadoras.
  2. ¡A moverse!: Está demostrado que mantenerse activo físicamente reduce la frecuencia de demencias en general y de Alzheimer en particular. "No tenemos que plantearnos grandes esfuerzos de gimnasio o maratones: caminar una media hora al día a buen ritmo es una actividad física extraordinaria", señala Cano a este periódico.
  3. Somos lo que comemos: La influencia de la alimentación sobre la incidencia del Alzheimer ha sido muy poco estudiada. No obstante, se han concedido propiedades protectoras contra la demencia a alimentos como las manzanas, las fresas, la zanahorias, los cítricos, el brócoli, la calabaza, las uvas, los tomates, el pescado y las legumbres.
  4. Ejercite su cerebro o lo perderá: Una buena actividad mental está relacionada con una menor disminución del hipocampo, una parte del cerebro fundamental para la memoria que suele ser la primera en verse afectada por la enfermedad de Alzheimer. "En teoría, quienes han estimulado más su mente tienen menos posibilidades de presentar demencia, y si la tuvieran, ésta aparecería más tarde", cuenta Pérez. Para ello, los trucos ya son conocidos: aprender idiomas, tocar un instrumento, hacer sudokus y crucigramas, leer... "Es importante concienciar a la gente de que no sólo hay que mantener el cuerpo sano, sino también la mente", explica Luis García, psicólogo de la Fundación Alzheimer.
  5. Disfrute de la vida social: Participar en tareas recreativas reduce el riesgo de padecer esta enfermedad, así que intenta mantener una vida social intensa. "Socializar implica muchas cosas: desplazarte a un lugar, conversar con otras personas, escuchar lo que dicen, dar argumentos en un sentido o en otro... con todo esto, sin darte cuenta, mantienes tu mente activa y alerta", explica Cano.


Bloquear el aluminio para impedir el desarrollo del Alzheimer

Los diferentes, variados y diversos estudios que se han estado realizando para poder controlar el progreso de la enfermedad de Alzheimer han sido bastante grandes en diferentes partes del mundo; de esta manera, uno de estos análisis habría mencionado que el café tenía la posibilidad de bloquear o retardar el efecto del Alzheimer en un paciente.

Pero ello no quiere decir que una persona a la cual se haya detectado tempranamente la enfermedad de Alzheimer tenga que tomar café durante toda su vida, sino que más bien debe adoptar muchas otras alternativas que pudiesen ser inclusive, hasta más agradables. Uno de los estudios realizados en el Departamento de Nutrición, Bromatología y Toxicología de la Universidad de Alcalá de Henares logró descubrir un interesante aspecto que podría llegar a ayudar a los enfermos de Alzheimer. Al parecer todo se encuentra en la composición de la cerveza, bebida que podría ser una de las tantas soluciones para esta anomalía.

 

La cerveza y su composición frente al Alzheimer

Según estos estudios, la cerveza tiene una alta composición de silicio, mismo que tendría la capacidad para proteger al organismo en contra del efecto neurotóxico que produce el aluminio; este elemento (el aluminio) tiene un efecto directo sobre el tejido cerebral, haciendo que el Alzheimer llegue a progresar rápidamente en los pacientes afectados.

La presencia del ácido silícico de la cerveza tiene la característica de impedir y bloquear cualquier efecto del aluminio en el organismo. Bajo todo este tipo de características, una costumbre moderada (siempre controlada por un médico especialista) en la bebida de la cerveza podría ser una de las tantas soluciones para impedir que el Alzheimer llegue a presentarse en una persona determinada. Si ya se ha presentado en el organismo, tanto el café como la cerveza podrían ser medios reguladores que ayuden a impedir que la enfermedad de Alzheimer llegue a progresar.

 

Eliminación de Metales Pesados.



El tratamiento de eliminación de metales pesados que se le conoce comunmente como quelación nació desde la época de la segunda guerra mundial. Originalmente se creó para tratamientos por intoxicaciones por metales pesados como: plomo, mercurio, cromo, cadmio, vanadio y otros.

Y las personas que acudían a ese tratamiento para liberarse de esos metales perjudiciales a su organismo, descubrieron que también se curaban de otros problemas que sufrían, como la insuficiencia vascular y artritis.

Este blog se formó en reconocimiento al logro del DR YAMIL FARJAT QUESNEL (GERIATRA Y GERONTOLOGO) por haber optimizado el tiempo de aplicación a 30 minutos y reduciendo el volumen utilizado a 250 ml, manteniendo la misma eficacia en los tratamientos, evitando complicaciones cardiacas en pacientes seniles.

BENEFICIOS.

Actualmente se ha comprobado que la eliminación de metales pesados tiene los siguientes efectos benéficos:

Elimina el calcio de las placas ateroma tosas.
Reduce la calcificación de las válvulas cardiacas.
Aumenta la flexibilidad y elasticidad de las arterias.
Reduce y mejora las várices internas y externas.
Reduce el tamaño de los cálculos renales.
Coadyuvante al tratamiento de pie diabético.
Ayuda a normalizar las arritmias cardiacas.
Disuelve trombos arteriales.
Reduce los niveles de colesterol en sangre.
Mejora el hígado graso.
Reduce la impotencia sexual de origen vascular.
Mejora la sintomatología de la artritis reumatoidea.
Elimina la toxicidad crónica de plomo y metales pesados.
Mejora la visión en retinopatía diabética.
Detiene y mejora la demencia arteroesclerótica.