Articulos

 recetas de desayunos saludables

En general, el desayuno no debe salirse de los estándares de la dieta mediterránea. Es fundamental que no tenga alimentos grasos, ni bollería industrial ni aceites saturados. Según Fácila, es un buen momento para incluir tres cosas importantes de la dieta y que han demostrado mejoría pronostica como son: los frutos secos y el aceite de oliva virgen extra. Además la avena también ha demostrado que regula la absorción de colesterol.

El desayuno ideal debe contener líquidos y sólidos e, idealmente, una pieza de fruta. Por ejemplo, expone Cordero, "un buen desayuno podría ser, algo de leche, con café o té, acompañado con tostadas de pan integral o de cereales y una pieza de fruta. Además, se puede añadir frutos secos, como avellanas o nueces, que suelen combinar bien con estos alimentos. Las tostadas de pan se pueden acompañar de aceite de oliva (lo mejor que sea virgen extra) o pavo".

El desayuno es una de las principales comidas del día y tiene características muy específicas y diferenciales respecto a las demás comidas; por ejemplo, estar precedida del periodo más largo de ayuno y reposo o ser la que más potencia la saciedad. "Algunos de los efectos beneficiosos de la dieta se relacionan directamente con el control del sobrepeso y otros a mecanismos protectores de sus componentes de la dieta. Dado que el desayuno es la ingesta con mayor captación de nutrientes, podría ser el momento ideal para ingerir estos alimentos", asegura Fácila.