Articulos

NI ARRIBA NI ABAJO, EN SU LUGAR CORRECTO

No olvidar: La hipertensión llega para quedarse

La presión arterial es la fuerza, o presión, que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias; y que hace que llegue a todas las partes del cuerpo. Es muy importante en estos tiempos que corren tener presentes algunos conceptos básicos. En este caso, extraídos de "101 Secretos para una Vida Sana", del Dr. Jorge A. González (Asociación Casa Editora Sudamericana - 2012).

Las lecturas de la presión arterial generalmente se dan como dos números. El número superior se denomina presión arterial sistólica y el número inferior, presión arterial diastólica. Por ejemplo, 120 sobre 80 (escrito como 120/80 mmHg).

RSS

No olvidar: La hipertensión llega para quedarse La culebrilla espera, agazapada dentro de uno mismo Reconfirmado: Hay que volver a usar sombrero Terapia Gerson: Super alimentación y desintoxicación para tratar el cáncer, artritis y alergias

El futuro de la detección prematura del cáncer La hipertensión arterial es, casi con seguridad, una de las enfermedades crónicas más frecuentes y comunes que hay en el mundo moderno.

Como el término lo indica, hipertensión significa presión arterial elevada; es decir, valores de presión por encima de lo que se debe tener. El aumento de la presión arterial es muchas veces una circunstancia que pasa inadvertida, al punto de que la mitad de los hipertensos no saben que lo son. Tensiómetro

Sin embargo, el dato más preocupante es que muchos de los pacientes que saben que tienen tendencia o ya hipertensión establecida, no hacen correctamente el tratamiento farmacológico, o no practican los cuidados que siempre debe tener un hipertenso.

Pero, a veces, no hay síntomas que la delaten y, por lo tanto, la única manera de comprobar cómo está la tensión arterial es hacerse mediciones frecuentes.

Es bueno tener un tensiómetro en la casa y aprender a medir la presión (es bastante sencillo. N. de la R.: Ahora, hay herramientas tecnológicas novedosas que facilitan mucho más el procedimiento).

Los registros deben hacerse casi siempre en las mismas condiciones y, de ser posible, con el mismo tensiómetro.

Clasificación

Al tomar la presión arterial, se conoce el valor de la presión que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. A la presión máxima se la denomina también sistólica; y ala mínima, diastólica. La diferencia que hay entre los 2 valores se conoce como presión diferencial. Los valores de la tensión arterial se expresan en milímetros, o bien en centímetros, de mercurio.

Según la nueva concepción del 7mo. Informe del Comité Nacional Conjunto sobre Prevención, Detección, Evaluación y Tratamiento de la Hipertensión Arterial, realizado en USA, la hipertensión se clasifica así:

Clasificación............... Presión arterial sistólica (mmHg) .............. Presión arterial diastólica (mmHg)

Normal ................................<120 ............................................................<80

Prehipertensión ................120-139 ..................................................... 80-89

Hipertensión estadio 1 ... 140-159 ..................................................... 90-99

Hipertensión estadio 2 ... 160 .............................................................. 100

Pero lo que debe comprender el paciente (y el médico se lo debe explicar) es que la hipertensión, cuando llega, llega para quedarse, y entonces es necesario, para poder vivir bien y evitar riesgos, hacer el tratamiento correspondiente y en forma continua.

Las causas

Arterias Hay muchas causas que pueden dar como resultado el aumento de la presión y que, por lo tanto, deben controlarse. Veamos cuáles son:

Idiopática o esencial: así se la denomina porque no se puede determinar su causa y esto ocurre con casi el 90% de los casos.

Hereditaria: los antecedentes familiares (sobre todo, en los progenitores) de hipertensión, inciden o predisponen a padecerla.

Secundarias: es cuando se conoce su origen y se demuestra que es causa o consecuencia de otras patologías: por afecciones renales, por afecciones endócrinas, hipertensión del embarazo, consecuencia del estrés, o enfermedades endócrinas como el feocromocitoma.

Factores de riesgo

Son muchos los factores que aproximan la hipertensión, o la agravan, cuando ya está establecida y, por lo que se sabe de los riesgos, hay que tratar de controlarlos o eliminarlos. Estos son factores de riesgos para la hipertensión:

> La obesidad,

> El sedentarismo,

> La arterioesclerosis,

> El estrés,

> El consumo de alcohol,

> El hábito de fumar,

> El exceso de sal en la alimentación.

Consecuencias de la hipertensión

Son muchos los riesgos de padecer hipertensión, en especial si no se controla o no se toma la medicación. Mencionaremos los trastornos más importantes: alimentos

Accidente cerebrovascular de tipo hemorrágico: Sucede cuando un vaso sanguíneo cerebral se rompe como consecuencia del aumento de presión. Este episodio también es llamado ictus, o stroke.

Insuficiencia cardíaca: De hecho, el aumento de la presión sobrecarga el trabajo cardíaco, y si esta sobrecarga se mantiene sin corregir, el corazón deteriora su capacidad funcional.

Lesiones o fallas en el funcionamiento renal: La capacidad funcional del riñón se altera.

Infarto agudo de miocardio: Por supuesto que unas de las arterias que más sufren por el aumento de presión son las coronarias (las que irrigan el corazón).

Cómo mantener o disminuir la tensión arterial

Mantener el peso: No solo que es beneficioso porque disminuye el trabajo del corazón, sino también se puede apreciar cómo un obeso hipertenso controla mejor los valores cuando baja de peso.

Reducir siempre la sal: La medida de la sal es importante, pero debe ser acompañada también con reducción de las grasas saturadas, tener predominancia de frutas y verduras, evitar los condimentos. La presencia de fibra es muy buena para ayudar al control de la presión.

Mantener los valores correctos de grasas circulantes: Se debe cuidar los valores de colesterol, triglicéridos, y también el de glucemia, que se deben medir frecuentemente.

Tener cuidado con medicaciones de grasas circulantes: Hay medicamentos que se usan por otros problemas, que pueden aumentar los valores de presión, como los vasoconstrictores nasales, los descongestivos, los corticoesteroides, los anticonceptivos, y otros.

Controlar el estrés: Es muy importante establecer estrategias para controlar el estrés, sobre todo cuando está incrementado.

Realizar actividad física aeróbica: El ejercicio físico aeróbico reduce la presión arterial porque reduce la resistencia de las arterias periféricas.

Establecer tratamiento farmacológico: Este punto lo establecerá el profesional y elegirá la droga antihipertensiva y cardioprotectora correspondiente; y también la necesidad de acompañarla con diuréticos, ansiolíticos u otras medidas.

Qué hacer

Lo ideal es prevenirla; evitar que suceda. Pero, si ya está instalada, es importante asumir que hay que convivir con ella. Expresado de otra manera, hay que llevarse bien con la hipertensión, y esto significa cumplir con el tratamiento, no hacer transgresiones: prestarle atención.

La presión arterial es la fuerza, o presión, que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias; y que hace que llegue a todas las partes del cuerpo. Es muy importante en estos tiempos que corren tener presentes algunos conceptos básicos. En este caso, extraídos de "101 Secretos para una Vida Sana", del Dr. Jorge A. González (Asociación Casa Editora Sudamericana - 2012).

Las lecturas de la presión arterial generalmente se dan como dos números. El número superior se denomina presión arterial sistólica y el número inferior, presión arterial diastólica. Por ejemplo, 120 sobre 80 (escrito como 120/80 mmHg).

RSS

No olvidar: La hipertensión llega para quedarse La culebrilla espera, agazapada dentro de uno mismo Reconfirmado: Hay que volver a usar sombrero Terapia Gerson: Super alimentación y desintoxicación para tratar el cáncer, artritis y alergias

El futuro de la detección prematura del cáncer La hipertensión arterial es, casi con seguridad, una de las enfermedades crónicas más frecuentes y comunes que hay en el mundo moderno.

Como el término lo indica, hipertensión significa presión arterial elevada; es decir, valores de presión por encima de lo que se debe tener. El aumento de la presión arterial es muchas veces una circunstancia que pasa inadvertida, al punto de que la mitad de los hipertensos no saben que lo son. Tensiómetro

Sin embargo, el dato más preocupante es que muchos de los pacientes que saben que tienen tendencia o ya hipertensión establecida, no hacen correctamente el tratamiento farmacológico, o no practican los cuidados que siempre debe tener un hipertenso.

 

Pero, a veces, no hay síntomas que la delaten y, por lo tanto, la única manera de comprobar cómo está la tensión arterial es hacerse mediciones frecuentes.

Es bueno tener un tensiómetro en la casa y aprender a medir la presión (es bastante sencillo. N. de la R.: Ahora, hay herramientas tecnológicas novedosas que facilitan mucho más el procedimiento).

Los registros deben hacerse casi siempre en las mismas condiciones y, de ser posible, con el mismo tensiómetro.

Clasificación

Al tomar la presión arterial, se conoce el valor de la presión que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. A la presión máxima se la denomina también sistólica; y ala mínima, diastólica. La diferencia que hay entre los 2 valores se conoce como presión diferencial. Los valores de la tensión arterial se expresan en milímetros, o bien en centímetros, de mercurio.

Según la nueva concepción del 7mo. Informe del Comité Nacional Conjunto sobre Prevención, Detección, Evaluación y Tratamiento de la Hipertensión Arterial, realizado en USA, la hipertensión se clasifica así:

Clasificación............... Presión arterial sistólica (mmHg) .............. Presión arterial diastólica (mmHg)

Normal ................................<120 ............................................................<80

Prehipertensión ................120-139 ..................................................... 80-89

Hipertensión estadio 1 ... 140-159 ..................................................... 90-99

Hipertensión estadio 2 ... 160 .............................................................. 100

Pero lo que debe comprender el paciente (y el médico se lo debe explicar) es que la hipertensión, cuando llega, llega para quedarse, y entonces es necesario, para poder vivir bien y evitar riesgos, hacer el tratamiento correspondiente y en forma continua.

Las causas

Arterias Hay muchas causas que pueden dar como resultado el aumento de la presión y que, por lo tanto, deben controlarse. Veamos cuáles son:

Idiopática o esencial: así se la denomina porque no se puede determinar su causa y esto ocurre con casi el 90% de los casos.

Hereditaria: los antecedentes familiares (sobre todo, en los progenitores) de hipertensión, inciden o predisponen a padecerla.

Secundarias: es cuando se conoce su origen y se demuestra que es causa o consecuencia de otras patologías: por afecciones renales, por afecciones endócrinas, hipertensión del embarazo, consecuencia del estrés, o enfermedades endócrinas como el feocromocitoma.

Factores de riesgo

Son muchos los factores que aproximan la hipertensión, o la agravan, cuando ya está establecida y, por lo que se sabe de los riesgos, hay que tratar de controlarlos o eliminarlos. Estos son factores de riesgos para la hipertensión:

> La obesidad,

> El sedentarismo,

> La arterioesclerosis,

> El estrés,

> El consumo de alcohol,

> El hábito de fumar,

> El exceso de sal en la alimentación.

Consecuencias de la hipertensión

Son muchos los riesgos de padecer hipertensión, en especial si no se controla o no se toma la medicación. Mencionaremos los trastornos más importantes: alimentos

Accidente cerebrovascular de tipo hemorrágico: Sucede cuando un vaso sanguíneo cerebral se rompe como consecuencia del aumento de presión. Este episodio también es llamado ictus, o stroke.

Insuficiencia cardíaca: De hecho, el aumento de la presión sobrecarga el trabajo cardíaco, y si esta sobrecarga se mantiene sin corregir, el corazón deteriora su capacidad funcional.

Lesiones o fallas en el funcionamiento renal: La capacidad funcional del riñón se altera.

Infarto agudo de miocardio: Por supuesto que unas de las arterias que más sufren por el aumento de presión son las coronarias (las que irrigan el corazón).

Cómo mantener o disminuir la tensión arterial

Mantener el peso: No solo que es beneficioso porque disminuye el trabajo del corazón, sino también se puede apreciar cómo un obeso hipertenso controla mejor los valores cuando baja de peso.

Reducir siempre la sal: La medida de la sal es importante, pero debe ser acompañada también con reducción de las grasas saturadas, tener predominancia de frutas y verduras, evitar los condimentos. La presencia de fibra es muy buena para ayudar al control de la presión.

Mantener los valores correctos de grasas circulantes: Se debe cuidar los valores de colesterol, triglicéridos, y también el de glucemia, que se deben medir frecuentemente.

Tener cuidado con medicaciones de grasas circulantes: Hay medicamentos que se usan por otros problemas, que pueden aumentar los valores de presión, como los vasoconstrictores nasales, los descongestivos, los corticoesteroides, los anticonceptivos, y otros.

Controlar el estrés: Es muy importante establecer estrategias para controlar el estrés, sobre todo cuando está incrementado.

Realizar actividad física aeróbica: El ejercicio físico aeróbico reduce la presión arterial porque reduce la resistencia de las arterias periféricas.

Establecer tratamiento farmacológico: Este punto lo establecerá el profesional y elegirá la droga antihipertensiva y cardioprotectora correspondiente; y también la necesidad de acompañarla con diuréticos, ansiolíticos u otras medidas.

Qué hacer

Lo ideal es prevenirla; evitar que suceda. Pero, si ya está instalada, es importante asumir que hay que convivir con ella. Expresado de otra manera, hay que llevarse bien con la hipertensión, y esto significa cumplir con el tratamiento, no hacer transgresiones: prestarle atención.