Articulos

Cualquier persona tiene la capacidad de controlar la duración de su vida, independientemente de los genes de los que dispone, opina el profesor ruso, Alexéi Moskaliov, reconocido experto en el campo de la extensión de la vida.

 

100

El papel de la herencia en la longevidad es solo del 25%. El restante 75% depende del estilo de vida que lleva el individuo, el medioambiente y una serie de factores aleatorios, indicó Moskaliov a un diario ruso.

Pocos afortunados sí tienen un conjunto de variantes genéticas que permite al cuerpo hacer frente a varios estrés del organismo, hasta si llevan una vida poco saludable, y carecen delos genes que contribuyen al desarrollo de enfermedades asociadas con el envejecimiento y la muerte prematura, como la aterosclerosis, enfermedades coronarias y cerebrales o el cáncer. 

Para los demás, los primeros cambios asociados con el envejecimiento comienzan a una edad temprana. En particular, el proceso del debilitamiento de las funciones del cuerpo humano empieza a partir de los 19 años.

Se sabe que una dieta equilibrada de restricción calórica, un estricto régimen dealimentación y de sueño y el ejercicio moderado pueden prolongar la vida de las personas de todas las edades. No obstante, otros importantes factores capaces de ayudar a vivir una vida más larga y sana son el ambiente positivo dentro de la familia, motivación y vínculos sociales.